Glass - Superhéroes y Realismo Mágico

Glass - Superhéroes y Realismo Mágico

¿Alguna vez has conocido una persona con una personalidad magnética? Un ejemplo claro de esto se da en la música, puntualmente en los cantantes. ¿Cuántos han logrado el éxito mundial teniendo una pésima voz mientras otros cantantes técnicamente perfectos se ven limitados a participar únicamente en quinceañeras? ¿Qué hace que la gente se quede embobada mirándolos, sin perder detalle, emocionándose en cada palabra? ¿Quién podría decir que esta empatía no es en realidad un super-poder oculto? Uno que ni siquiera quienes lo usan saben que lo están haciendo. Donde la línea entre un talento cruza lo inexplicable es que el realismo mágico de Glass nos trae a los super-héroes -y a los súper-villanos-. Están entre nosotros, y lo más probable es que ni ellos lo sepan.

Esta trilogía nació hace casi 20 años de la mano de El Protegido, una joya secreta que comenzó a ganar adeptos a medida que el tiempo pasaba. Night Shyamalan -el histórico director de los giros inesperados- prometió desde el comienzo que su objetivo era realizar una trilogía, pero los años pasaban y no había ni rastro. Algunos de sus críticos dicen que tal vez el tiempo lo ayudó a sacar de su sistema algunas producciones fallidas, porque finalmente hizo su aparición Fragmentado y nos dejó a todos con la boca abierta. En especial por ese último minuto donde nos dábamos cuenta que todo había sucedido en el mismo mundo mágico donde David Dunn - Bruce Willis- descubrió que era un súper-héroe. La increíble actuación de James MacAvoy como el trastornado Kevin Wendell Crumb -y sus 27 personalidades- nos dejó a todos al borde de nuestros asientos esperando el choque entre estos dos icónicos personajes. Y por si fuera poco, en esta nueva producción, vuelve a hacer aparición Samuel L. Jackson como Elijah Price, quien presta su “nombre de villano” para el título de la película.

Los fanáticos de la -ahora- saga todavía sentimos el eco de la última declaración de la villanezca mente maestra de la primera película cuando explicaba en su totalidad el argumento: “Me llaman el hombre de cristal”. Y ahora podremos ver cómo los tres destinos se encuentran para una batalla épica que no necesita trucos de CGI, trajes o super poderes que borren la mitad de las formas de vida del universo. Simplemente serán tres actuaciones brillantes por parte de tres actores brillantes mientras son dirigidos por un director que ha sabido volver a la cresta de la ola.

No se pierdan el final de una de las trilogías de súper-héroes más grandes de la historia del cine. Nuestras salas los esperan.

Promociones destacadas