El Depredador - La evolución de un monstruo

El Depredador - La evolución de un monstruo

Comenzaremos con una aclaración particularmente obvia: no hablamos de un primer paso o una presentación, todos los que ingresan a nuestras salas saben quién es el monstruo y qué puede hacer. Saben que cuando tres puntos rojos aparecen sobre alguien lo más probable es que acto seguido esa persona explote. El traqueteo casi reptileano de la criatura no se les escapa ni una vez. Y sabemos que la humanidad será el bando que más bajas tenga en esta nueva batalla.

Mucho ha cambiado desde la primera vez que Arnold Schwarzenegger y su grupo comando se enfrentaron a la criatura. Esa película tenía el género de terror y suspenso escrito en todas partes. El monstruo que podía hacerle frente a un equipo de G.I.Joes como si fuese un grupo de niños. Cada nueva habilidad era una sorpresa. Cada nuevo cuerpo encontrado llenaba de espanto a la audiencia. Incluso en la segunda entrega, con Danny Glover y Gary Busey en 1990, encontrábamos el ingrediente del escenario urbano que le daba un nuevo enfoque a los sustos que podíamos recibir -ya no estaba en la selva, podía estar en el camino al trabajo de cada uno-.

Pero a partir de ese momento la franquicia sufrió una metamorfosis que la trajo al nuevo siglo. El Depredador ya no funcionaba tanto como un personaje de terror sino que a las nuevas generaciones las atraía como una increíble figura de acción y ciencia ficción. Incluso se dio el lujo de enfrentarse con el otro gran terror del espacio en dos ocasiones: Alien vs Depredador (2004) y Alien vs Depredador: Requiem (2007).

Con este nuevo lanzamiento nos encontramos frente a una evolución que promete traer al menos dos nuevas entregas más para crear una trilogía que siga manteniendo con vida a uno de los íconos de la ciencia ficción y terror de los 80s.

Las salas nos esperan para descubrir cuáles serán las nuevas sorpresas y víctimas que traerá este evolucionado Depredador a la pantalla.

Promociones destacadas