Yo soy Simón: Cada tipo de amor merece su comedia romántica

Yo soy Simón: Cada tipo de amor merece su comedia romántica

Desde los 80s y hasta principios del nuevo siglo las comedias románticas fueron una tendencia constante en la industria del cine. Tienes un e-mail, Hechizo del Tiempo, La Princesa Prometida, Mujer Bonita, Sintonía de Amor, Despistadas, El Diario de la Princesa, Cuando Harry conoció a Sally. Esa imparable producción de películas nos ha dejado cientos de clásicos que todos podemos recordarcon cariño. A su vez dio lugar a la aparición de figuras que brillaron y se convirtieron en estrellas del género como Julia Roberts, Hugh Grant y Alicia Silverstone.

Llegando al final de una nueva década, y a más de 20 años de esos entrañables clásicos, nos encontramos con que el amor puede más que los prejuicios. Es cierto que todos los tipos de amor se veían representados en el cine, casos como Brokeback Mountain o incluso Es o No Es son ejemplos claros, pero había algo que faltaba: la comedia romántica. La película adolescente del estilo “chico conoce una chica” pero con el mismo género entre el protagonista y su amor. Yo soy Simón se presenta como una comedia romántica con todas las letras y se ve una ejecución perfecta del género. Obviamente cuenta con las situaciones clásicas de “salir del closet en la adolescencia”, pero lo hace desde una óptica donde lo que importa, más allá de la declaración pública, es la búsqueda del amor correspondido.

Con una brillante actuación de Nick Robinson como Simon Spier y Katherine Langford como Leah Burke –sumado al hecho de que después de 13 Reasons Why nos encanta verla en una historia que saque más risas que llanto- la película se presenta como un firme nuevo clásico para terminar de incorporar los diferentes tipos de amor a una categoría que necesitaba este tipo de representación.

Promociones destacadas