Ready Player One: para ver una y otra vez

Ready Player One: para ver una y otra vez

Que la cultura de las películas de los 80s aparezca en una de cada cuatro imágenes de internet no es ninguna noticia. Volver al Futuro, Blade Runner, Rambo, The Breakfast Club, Beetlejuice. Clásicos que todos hemos visto o –si vivimos en una cueva- hemos  escuchado nombrar. Estos títulos, y varios más, hacen acto de presencia en Ready Player One. Una oda al mundo audiovisual que cautivó a la generación X y que ahora los millenials junto a la generación Y volvieron a poner en boca de todos.  Este homenaje a la cultura pop no podría haber sido dirigida por otra persona que no fuese el mismísimo Steven Spielberg.

La historia –no se preocupen, no hay spoilers que no hayan visto en el trailer- se centra en un futuro cercano donde el planeta se encuentra bastante devastado y la humanidad halla un escape en la realidad virtual –todo paralelismo con la realidad es pura coincidencia-. Y ahora todos los miembros de este mundo alternativo tienen la chance de convertirse en los dueños y amos de esa realidad con la “promo” más prometedora de la historia: el que halle el secreto oculto en OASIS –el nombre de este mundo- se convertirá en su dueño y de la compañía que lo creó. Esto generó una revolución entre sus  habitantes digitales, que buscan las pistas para ganar. Aquí entra el protagonista de la historia Parzival –en el mundo digital- o simplemente Wade –en la realidad-. Encarnado por Tye Sheridan y con la ayuda de la joven Art3mis / Samantha – Olivia Cooke- deberán recorrer el camino plagado de referencias de los 80s que lo llevarán a lo más profundo y oscuro de OASIS.

Una película hecha para ser disfrutada en la pantalla grande en más de una ocasión. Ready Player One nos invita a descubrir en cada nueva vista más y más sorpresas y referencias ocultas a la cultura pop que homenajea. Y a medida que nos sumergimos en este mundo de diversión no vamos a poder evitar reflexionar sobre cómo la tecnología muchas veces se nos presenta como un escape a una realidad que no nos agrada. Un producción que se postula para convertirse en un “clásico inspirado en clásicos del pasado” que exige ser vista en más de una oportunidad.  

Promociones destacadas