Pequeña Gran Vida: Buscando más que el entretenimiento

Pequeña Gran Vida: Buscando más que el entretenimiento

A la hora de elegir qué película veremos en el cine siempre surge el interrogante: “¿qué tipo de película quiero ver hoy?”. Algunos días nos inclinamos por películas profundas que nos dejen pensando durante largas horas de insomnio. Otros piden carcajadas. Miedo, suspenso, ansiedad. Cada sentimiento tiene una película en cartelera hecha para cubrirlo. Y aquí nos detendremos un momento sobre Pequeña Gran Vida, la nueva obra del director y guionista Alexander Payne, buscando entender más sobre el “tipo de día” ideal para ir a ver esta película.

A simple vista podríamos decir que es una comedia-dramática dentro de un marco de ciencia ficción. No es una definición errada pero sí podríamos acusarla de simplista. La película aborda de forma evidente múltiples temas de interés actual, a veces de forma tangencial, a veces de forma directa. La falta de recursos globales, las preocupaciones monetarias de las nuevas generaciones, el poder de los gobiernos y las empresas, las relaciones interpersonales, las ambiciones. La historia le presenta a nuestro protagonista – Matt Damon – la posibilidad de olvidarse del “mundo normal” e ingresar a una utopía de 12cms de altura. Un lugar donde el dinero “real” vale cientos de veces más. Donde cada espacio fue creado minuciosamente para brindarle comodidad y lujos a los que buscan vivir allí. Los fuertes paralelismos con los mundos digitales a los que podemos acceder hoy en día no se le escaparían a un espectador atento.  

Pero hasta aquí sólo hablamos de la premisa de la película. Un planteo que en sí mismo podría haber sido un largometraje. Todo esto es sólo la primer parte antes de que comience la verdadera trama, donde se desglosará cada uno de los personajes y el mismo escenario donde viven. Aquí comienzan a jugar las risas, los desengaños, los estreses de la vida cotidiana. Escalando a lo largo del film para mostrar problemas cada vez más profundos de nuestra sociedad.

Con un casting de primera línea que incluye al ganador del Oscar Christoph Waltzy a los pesos pesados de la comedia actual Jason Sudeikis y Kristen Wigg –entre muchos otros- Pequeña Gran Vida se presenta como una película ideal para cuando uno tiene ganas de ver más allá de los gags y quiere una historia que lo desafíe y sorprenda.

Promociones destacadas