LA FORMA DEL AGUA – EL APLAUSO A LA IMPERFECCIÓN

LA FORMA DEL AGUA – EL APLAUSO A LA IMPERFECCIÓN

Esta nota no va a hablar de La Forma del Agua. No hablaremos de la increíble actuación de Sally Hawkings o de Michael Shannon. No hablaremos del detalle del traje y la maestría física de los movimientos que convierten nuevamente a Doug Jones en una criatura imaginaria completamente palpable. No, esta nota hablará de nuestra visión sobre los monstruos. No hablaremos de La Forma del Agua en sí, sino de cómo, a través de esa visión, nos muestra de una forma simple y directa complejidades de la vida que llevamos cada uno todos los días.

“Los monstruos salvaron mi vida” pudimos escuchar decir a un Guillermo Del Toro visiblemente emocionado en los Golden Globes. Una frase que parece contradecir todo lo que nos han enseñado desde pequeños sobre estas criaturas y, hoy día, parece estar cambiando. Durante ese mismo discurso, cuando la música intentó taparlo, el director mexicano se impuso con un argumento claro: “No pongan la música, denme un momento. Me tomó 25 años llegar aquí”. Disculpe Señor Del Toro pero está equivocado. Le tomó al resto del mundo 25 años llegar a donde usted siempre estuvo.

“Los monstruos son la encarnación de nuestras posibilidades de fallar” es otra de las grandes frases que nos brindó el director. Cada monstruo, desde los comienzos de nuestra sociedad, refleja algún aspecto negativo que –supuestamente- deberíamos evitar tener como personas o ciudadanos. Durante años fuimos criados con un fuerte rechazo hacia lo negativo que encarnaban estos seres. Olvidándonos que, al ser representaciones de lo que llevamos dentro, sólo terminamos rechazándonos a nosotros mismos. Entendernos y aceptarnos es una tarea titánica que nos tomará toda la vida a cada uno de nosotros. Darnos cuenta que todos llevamos un poco de “monstruo” dentro y aceptarlo. Comprender que por no cumplir con un “ideal” de persona –inalcanzable si cabe añadir- no estamos “incompletos” –parafraseando un diálogo de la misma película-.

La Forma del Agua nos invita a mirar para adentro y descubrir qué cosas etiquetamos como “monstruosas” o simplemente rehuimos y renegamos, para encontrar aceptación. Una película donde el villano no es el monstruo y el monstruo no tiene un rostro amistoso y animado que lo ablande para hacerlo “más querible”. Es lo que es. Y buscará encontrar el amor verdadero.

Los invitamos a descubrir esta increíble historia de amor y aceptación en tiempos donde la mayoría de los aplausos se los llevan las tragedias y los conflictos.

Promociones destacadas